Slideshow image Slideshow image Slideshow image Slideshow image
Calendario
Resultados
Puntos y rankings
Cómo aprender
Histórico
Otros
Información institucional > ESTATUTOS Y REGLAMENTOS > Reglamento del Bridge Duplicado 2007 y Normas AEB

IV.- EL CARTEO

 

Artículo 41.- Inicio de carteo

 

A.- Salida inicial con la cara tapada: Después de que una declaración, doblo o redoblo haya sido seguido de tres pasos en turno, el defensor de la izquierda del presunto declarante efectúa la salida inicial con la cara de la carta boca abajo. La salida con la carta tapada puede ser retirada sólo por indicación del Árbitro después de una irregularidad (ver Artículo 47E2); la carta retirada retornará en este caso a la mano del defensor. (Nota AEB: La Autoridad Reguladora puede ordenar que la salida inicial se efectúe con la carta cara arriba, pero la AEB mantiene que se salga con la carta tapada. Ver Norma 14ª anterior)

B.- Revisión de la subasta y preguntas:

1.       Antes de que se descubra la salida inicial, el compañero del defensor que sale y el supuesto declarante (pero no el presunto muerto) pueden solicitar una revisión de la subasta, o pedir la explicación de una voz del oponente (ver Artículos 20F2 y 20F3).

2.       El declarante o cualquier defensor pueden, en su primer turno de carteo, solicitar la revisión de la subasta. Este derecho expira cuando el jugador juega la carta. (El primer turno de juego del declarante es del muerto, salvo que haya sido aceptada una salida inicial fuera de turno)

3.       Los defensores (sujetos al Artículo 16) y el declarante retienen el derecho a la petición de las explicaciones durante el periodo de carteo, cada uno en su turno de juego. (El declarante puede solicitar la explicación en el turno de juego del muerto o desde su mano).

C.- Salida inicial descubierta: A continuación de este Periodo de Clarificación, se descubre la salida inicial, comienza irrevocablemente el periodo de carteo y el muerto extiende sus cartas (pero ver Artículo 54A para la salida inicial cara arriba fuera de turno). Después de que sea demasiado tarde para que sea revisada la subasta (ver B), el declarante o cualquier defensor, en su turno de juego, tienen derecho a ser informados sobre cuál es el contrato y si ha sido doblado o redoblado, pero no por quién.

D.- La mano del muerto: Una vez que haya sido descubierta la salida inicial, el muerto extiende su mano ante sí, sobre la mesa, con las cartas cara arriba, agrupadas por palos, ordenadas según su rango, con las cartas más pequeñas hacia el declarante y en columnas orientadas hacia el declarante. Los triunfos se sitúan a la derecha del muerto. El declarante juega de su mano y de la del muerto.

Nota AEB: Cuando se produzca la salida inicial, sea de carta blanca o de honor, el declarante puede preguntar qué salidas se juegan incluso si por su tenencia en el palo dedujera cuales son.

 

Artículo 42.- Derechos del muerto

 

A.- Derechos absolutos

1.       El muerto, en presencia del Árbitro, tiene derecho a dar información acerca de hechos o normas.

2.       Puede llevar la cuenta de las bazas ganadas y perdidas.

3.       Juega las cartas del muerto como delegado del declarante de la manera que se le indique (ver Artículo 45F si el muerto sugiere una jugada).

B.-Derechos condicionados: El muerto tiene otros derechos, sujetos a las limitaciones establecidas en el Art. 43. El muerto puede:

1.       Preguntar al declarante, pero no a un defensor, cuando no asiste a un palo en una baza si tiene cartas de ese palo.

2.       Intentar prevenir cualquier irregularidad del declarante.

3.       Llamar la atención sobre cualquier irregularidad, pero sólo cuando el carteo de la mano ha terminado.

 

Artículo 43.- Limitaciones del muerto

 

A.- Limitaciones del muerto: Salvo que esté permitido por el Artículo 42, el muerto:

1.       (a) No debería llamar al Árbitro durante el carteo salvo que otro jugador haya denunciado una irregularidad.

(b) No puede llamar la atención sobre una irregularidad durante el carteo.

(c) No debe participar en el carteo, ni puede comunicar al declarante nada relacionado con el carteo.

2.       (a) No puede intercambiar las cartas con el declarante.

(b) No puede abandonar su sitio para mirar el carteo del declarante.

(Nota AEB: Los jugadores tienen la obligación de estar sentados en la mesa. Si el muerto tiene necesidad de ausentarse de la mesa por cualquier causa justificada debe ser siempre el declarante, y no los adversarios, los que manejen las cartas del muerto)

(c) No puede, a iniciativa propia, mirar la cara de una carta de algún defensor.

B.- Penalizaciones por incumplimiento de las limitaciones

1.       El muerto está sujeto a la penalidad según el Artículo 90 por cualquier incumplimiento de las limitaciones especificadas en A1 y A2.

2.       Si el muerto, después de haber violado las limitaciones especificadas en A2:

(a) Advierte al declarante para que no salga de la mano equivocada, cualquier defensor puede elegir la mano de la que tendrá que salir el declarante.

(b) Es el primero en preguntar al declarante si la carta jugada de la mano del declarante constituye un renuncio, el declarante jugará la carta correcta si la jugada ha sido ilegal, y se aplicará lo previsto en el Artículo 64 como si el renuncio hubiese sido establecido.

3.       Si el muerto, después de haber violado las limitaciones especificadas en A2, es el primero en llamar la atención sobre una irregularidad de un defensor, no hay rectificación. El carteo continúa como si la irregularidad no hubiera existido. Al final del carteo ver Artículo 12B1.

 

Artículo 44.- Secuencia y procedimiento del carteo

 

A.- Salida para iniciar una baza: El jugador que sale para iniciar una baza puede jugar cualquier carta de su mano (salvo que esté sujeto a una restricción después de una irregularidad efectuada por su bando).

B.- Jugadas posteriores para la baza: Después de la salida, cada jugador en su turno juega una carta, y las cuatro cartas jugadas de esta manera forman una baza. (Para el procedimiento de cómo jugar las cartas y colocar las bazas ver Artículos 45 y 65 respectivamente.)

C.- Obligación de servir el palo: En cada baza los jugadores asistirán al palo, siempre que les sea posible. Esta obligación tiene prioridad ante todas las demás de este Reglamento.

D.- Imposibilidad de asistir el palo: Si no puede asistir el palo, un jugador puede jugar cualquier carta (salvo que esté sujeto a una restricción después de una irregularidad efectuada por su bando).

E.- Bazas que contienen triunfos: Una baza que contiene triunfo será ganada por el jugador que ha asistido con el triunfo más alto.

F.- Las bazas que no contienen triunfos: Una baza que no contiene triunfos será ganada por el jugador que ha asistido con la carta más alta del palo de salida.

G.- Salidas posteriores a la primera baza: Para la baza siguiente se sale de la mano que ha ganado la última baza.

 

Artículo 45.- Carta jugada

 

A.- Juego de la carta desde una mano: Cada jugador, excepto el muerto, juega una carta separándola de su mano y colocándola cara arriba sobre la mesa, delante de él. Si la Autoridad Reguladora no lo especifica de otra forma, la salida inicial se efectúa con la carta tapada. (La AEB tiene acordado que la salida inicial se efectúe con la carta tapada. Ver Norma 14 del Procedimiento de Alerta)

B.- Juego de la carta desde muerto: El declarante juega una carta del muerto nombrándola, tras lo cual el muerto la toma y la coloca descubierta sobre la mesa. Cuando juega una carta del muerto, el propio declarante puede, si es necesario, tomar la carta deseada por sí mismo.

C.- Juego obligado de una carta:

1.       Una carta de un defensor, sostenida de manera que sea posible que su compañero haya visto la cara de la misma, tiene que ser jugada en la baza en curso (si el defensor había jugado previamente una carta legal en la baza en curso, ver Artículo 45E)

2.       El declarante debe jugar una carta de su mano si está

(a) sostenida cara arriba tocando o casi tocando la mesa o

(b) mantenida en posición tal que indica que ha sido jugada.

3.       Una carta del muerto tiene que ser jugada si ha sido tocada deliberadamente por el declarante excepto si ha sido tocada para colocar las cartas del muerto o para tomar una carta situada encima o debajo de la carta o cartas tocadas.

4.       (a) Una carta tiene que ser jugada si el jugador la nombra o de otra forma la indica como la carta que se propone jugar.

(b) Hasta que el compañero haya jugado una carta, un jugador puede cambiar una designación involuntaria si lo hace sin pausa para pensar. Si un oponente, en su turno, ha jugado una carta legal antes del cambio de designación, este oponente puede retirar su carta, devolverla a su mano y jugar otra (ver Artículos 47D y 16D1).

5.       Puede llegar a ser obligatorio jugar una carta penalizada, mayor o menor (ver Art. 50).

D.- Carta jugada erróneamente por el muerto: Si el muerto coloca como carta jugada una carta que no fue nombrada por el declarante, dicha carta será retirada si se llama la atención sobre ello antes de que cada bando juegue para la baza siguiente. Los defensores pueden retirar y devolver a su mano las cartas jugadas después del error pero antes de que se haya producido la llamada de atención. Si el oponente a la derecha (OD) del declarante cambia la carta, el declarante podrá retirar la carta que había jugado a continuación en esta baza. (Ver Artículo 16D.)

E.- Quinta carta jugada en una baza

1.       La quinta carta en una baza, jugada por un defensor, se convierte en carta penalizada, sujeta a lo estipulado en el Artículo 50, salvo en el caso que el Árbitro considere que se trataba de una salida. En este caso se aplicarán los Artículos 53 o 56.

2.       La quinta carta en una baza aportada por el declarante, de su mano o del muerto, se devuelve a la mano sin rectificación, salvo en el caso que el Árbitro considere que se  trataba de una salida. En este caso se aplica el Artículo 55

F.- El muerto indica una carta: Después de extender su mano el muerto no debe tocar ni indicar ninguna de sus cartas (excepto para ordenarlas) sin instrucciones del declarante. Si lo hace se debería llamar al Árbitro enseguida e informarle sobre lo ocurrido. El carteo continúa. Al final del carteo el árbitro otorgará una puntuación ajustada si considera que el muerto sugirió una jugada al declarante y que ésta ha perjudicado a los defensores.

G.- Giro de las cartas en la baza: Ningún jugador debe girar boca abajo su carta hasta que los cuatro hayan jugado en esta baza.

 

Artículo 46.- Designación incompleta o errónea de la carta del muerto

 

A.- Forma correcta de indicar la carta del muerto: Al designar la carta que desea jugar del muerto el declarante debería indicar claramente tanto el rango como el palo de esa carta.

B.- Designación incompleta o errónea: En caso de una designación incompleta o errónea de la carta del muerto por parte del declarante, se aplican las siguientes restricciones (excepto cuando es indudable una intención diferente del declarante):

1.       (a) Si al jugar una carta del muerto el declarante indica “alta”, u otra expresión con este significado, se considera que ha indicado la carta más alta.

(b) Si indica que “gane” la baza, se considera que ha designado la más pequeña que se sabe que va a ganar la baza.

(c) Si indica “pequeña”, u otra expresión con este significado, se considera que ha indicado la carta más baja.

2.       Si el declarante indica un palo pero no el rango se considera que ha indicado la carta más pequeña del palo escogido.

3.       Si el declarante designa el rango pero no el palo

(a) Se considera que sigue con el palo con el que se ganó en el muerto la baza anterior, siempre y cuando exista en ese palo una carta del rango indicado.

(b) En todos los demás casos el declarante debe jugar una carta del muerto del rango indicado si es una jugada legal. Si dos o más cartas de este rango pueden ser jugadas legalmente, el declarante especificará cual de ellas quiere jugar.

4.       Si el declarante indica una carta que no está en el muerto, la designación no es valida y el declarante puede indicar cualquier carta legal.

5.       Si el declarante indica una jugada sin especificar ni el rango ni el palo (por ejemplo diciendo “la que quieras”, u otra expresión con este significado) cualquier defensor puede indicar la carta a jugar del muerto.

 

Artículo 47.- Retirar la carta jugada

 

A.- En aplicación de una rectificación: Una carta jugada puede ser retirada si así lo requiere la rectificación de una irregularidad (pero la carta retirada de un defensor se puede convertir en una carta penalizada, ver Artículo 49).

B.- Para corregir una jugada ilegal: Una carta jugada se puede retirar para corregir una jugada ilegal (para defensores, excepto lo previsto en este Artículo, ver Artículo 49 sobre carta penalizada). Para las jugadas simultáneas ver Artículo 58.

C.- Para cambiar una designación involuntaria: Una carta jugada puede ser retirada y devuelta a la mano sin ninguna rectificación después de un cambio de designación permitido por el Artículo 45C4(b).

D.- Después del cambio de carta de un oponente: Tras un cambio de la carta jugada por un oponente, se puede retirar la carta jugada, devolverla a la mano sin ninguna rectificación, y sustituirla por otra carta. (Se pueden aplicar los Artículos 16D y 62C2)

E.- Cambio de jugada debido a una información errónea

1.       Una salida fuera de turno (o una carta jugada) pueden ser retiradas sin ninguna rectificación si el jugador había sido informado erróneamente por un oponente de que era su turno de salir o jugar. En este caso la salida o jugada no puede ser aceptada por su oponente de la izquierda.

2.       (a) Una carta que ha sido jugada basándose en la explicación errónea de una voz o jugada del oponente, se puede cambiar sin ninguna rectificación si:

  • la jugada se efectuó antes de que la explicación errónea fuese corregida, y
  • no se ha jugado posteriormente en esta baza ninguna carta

Ø      La salida inicial no se puede retirar una vez que el muerto haya descubierto cualquiera de sus cartas.

(b) Si es demasiado tarde para corregir la jugada según lo indicado en (a) el Árbitro puede asignar una puntuación ajustada.

F.- Otras cartas retiradas

1.       Una carta puede ser retirada tal y como lo previne el Artículo 53C.

2.       Excepto lo especificado este Artículo, una vez jugada una carta no puede ser retirada.

 

Artículo 48.- Exposición de cartas por el declarante

 

A.- El declarante muestra una carta: El declarante no está sujeto a restricciones por exponer una carta (pero ver Artículo 45C2), y ninguna carta de la mano del declarante o muerto puede ser penalizada. El declarante no está obligado a jugar una carta caída accidentalmente.

B.- El declarante extiende sus cartas

1.       Si el declarante extiende sus cartas después de la salida inicial fuera de turno se aplica el Artículo 54.

2.       Si el declarante descubre sus cartas en cualquier momento que no sea inmediatamente después de la salida inicial fuera de turno, se puede considerar que está reclamando o concediendo bazas (excepto que sea evidente que esa no es su intención), y se aplica el Artículo 68.

 

Artículo 49.- Exposición de cartas de un defensor

 

Excepto que se trate del curso normal de carteo o por aplicación del Reglamento (ver por ejemplo el Artículo 47E), si la carta de un defensor está en posición tal que fuese posible que su compañero pudiese llegar a ver su anverso, o si un defensor nombra una carta de su mano, cada una de ellas se convierte en carta penalizada (Artículo 50); pero ver la nota a píe de página del Artículo 68 cuando un defensor formula un comentario relativo a la baza en curso, no terminada, y ver el Artículo 68B2 cuando el compañero no está de acuerdo con la concesión de un defensor.

 

Artículo 50.- Normas sobre cartas penalizadas

 

Una carta expuesta prematuramente por un defensor (pero no una salida, ver Artículo 57) es una carta penalizada, salvo disposición diferente del Árbitro (ver Artículo 49 y se puede aplicar el Artículo 23).

A.- La carta penalizada permanece descubierta: Una carta penalizada permanecerá cara arriba sobre la mesa, delante del jugador al que pertenece, hasta que sea elegida una rectificación.

B.- Carta penalizada mayor o menor: Una sola carta de rango inferior a honor expuesta involuntariamente (como jugando dos cartas en un baza, o si una carta cae accidentalmente) se convierte en una carta penalizada menor. Cualquier carta con rango de honor, o cualquier carta expuesta intencionadamente durante el carteo (por ejemplo saliendo fuera de turno, o renunciando y luego corrigiendo), se convierte en una carta penalizada mayor; si un defensor tiene dos o más cartas penalizadas, todas ellas se convierten en cartas penalizadas mayores.

C.- Normas sobre la carta penalizada menor: Si un jugador tiene una carta penalizada menor, no puede jugar otra carta de ese palo de rango inferior a un honor antes de jugar la carta penalizada. Sin embargo, está autorizado a jugar un honor. El compañero del infractor no está sujeto a las salidas restringidas, pero la información que obtiene viendo la carta penalizada no es autorizada (ver E más adelante).

D.- Normas sobre la carta penalizada mayor: Si un defensor tiene una carta penalizada mayor, ambos, el infractor y su compañero pueden estar sujetos a restricciones. El infractor, en su turno de juego, el compañero, cuando tenga que salir.

1.       (a) Una carta penalizada mayor debe ser jugada en la primera oportunidad legal, bien sea saliendo, asistiendo al palo, descartando o fallando. Si el defensor tiene dos o más cartas penalizadas que se pueden jugar legalmente, el declarante designará la que tiene que ser jugada.

(b) La obligación de asistir al palo, o de cumplir con una restricción de salida o jugada, tiene prioridad sobre la obligación de jugar la carta penalizada mayor; pero la carta penalizada permanecerá descubierta sobre la mesa y tendrá que ser jugada en la siguiente oportunidad legal.

2.       Cuando un defensor tiene el turno de salida mientras su compañero tiene una carta penalizada mayor, no puede salir hasta que el declarante haya escogido una de las opciones que se indican a continuación (si el defensor sale prematuramente, está sujeto a la rectificación del Artículo 49). El declarante puede:

(a) Obligar al defensor a que salga en el palo de la carta penalizada, o bien, prohibirle la salida en dicho palo mientras retenga la salida (para dos o más cartas penalizada ver el Artículo 51). Si el declarante elige cualquiera de estas dos opciones, la carta deja de estar penalizada y se recoge. (Si el jugador no puede salir tal y como es requerido el declarante ver Artículo 59.)

(b) No exigir ni prohibir la una salida. En este caso, el defensor puede salir de cualquier carta; la carta penalizada permanece como tal. Si se escoge esta opción el Artículo 50D continúa siendo de aplicación mientras la carta permanezca penalizada. (Si el compañero del defensor que tiene la carta penalizada mantiene la salida, y la carta penalizada no se ha jugado todavía, entonces, se aplicará de nuevo para la baza siguiente todo lo estipulado en el Artículo 50D2.)

E.- Información obtenida de la carta penalizada

1.       El conocimiento de la obligación de jugar una carta penalizada es información autorizada para todos los jugadores.

2.       Otra información obtenida por haber sido vista la carta penalizada es  improcedente  para el compañero del jugador que tiene la carta penalizada (pero es autorizada para el declarante).

3.       Si el árbitro considera que la información transmitida por la carta expuesta ha perjudicado al bando inocente asignará una puntuación ajustada.

 

Artículo 51.- Dos o más cartas penalizadas

 

A.- Turno del infractor: Si es el turno de juego de un defensor que tiene dos o más cartas penalizadas que pueden ser jugadas legalmente, el declarante decide cuál tiene que ser jugada.

 

B.- Turno del compañero del infractor

1.       (a) Si un defensor tiene dos o más cartas penalizadas de un palo, y el declarante obliga* a su compañero a que salga de él, las cartas penalizadas de dicho palo dejan de serlo y se recogen. El defensor puede jugar cualquier carta legal en esta baza.

(b) Si un defensor tiene dos o más cartas penalizadas en un palo, y el declarante prohíbe* a su compañero que salga de él, las cartas penalizadas de dicho palo dejan de serlo y se recogen. El defensor puede jugar cualquier carta legal en esta baza. La prohibición continúa hasta que el jugador pierda la salida.

2.       (a) Si un defensor tiene cartas penalizadas en más de un palo (ver el Artículo 50D2(a) y es el turno de salida de su compañero, el declarante puede obligar* al compañero del defensor a que salga de alguno de los palos en los que el defensor tiene una carta penalizada (pero se aplica entonces el apartado B1(a) anterior).

(b) Si un defensor tiene cartas penalizadas en más de un palo y es el turno de salida de su compañero, el declarante puede prohibir al compañero del defensor que salga de  uno o más de dichos palos. En este caso el defensor recoge las cartas penalizadas en cada uno de los palos prohibidos y hace una jugada legal en esta baza. La prohibición continúa hasta que el jugador pierda la salida.

* Si el jugador no puede salir tal y como lo requiere el declarante ver Artículo 59

 

Artículo 52.- Omisión de salir o jugar la carta penalizada

 

A.- El defensor omite jugar la carta penalizada: Si un defensor no sale o juega una carta penalizada, tal y como se especifica en el Artículo 50 o en el Artículo 51, él no podrá, a iniciativa propia, retirar ninguna otra carta que hubiese jugado

B.- El defensor juega otra carta

1.       (a) Si un defensor juega o sale de otra carta, cuando según el Reglamento estaba obligado a jugar la carta penalizada, el declarante puede aceptar dicha jugada o salida.

(b) El declarante tendrá que aceptar esta salida o jugada, si después de ella ha jugado de su mano o del muerto.

(c) Si la carta jugada ha sido aceptada según (a) o (b), cualquier carta penalizada que no haya sido jugada permanece como tal.

2.       Si el declarante no acepta la salida o carta jugada ilegalmente, el defensor tendrá que sustituirla por la carta penalizada. Toda salida o carta jugada ilegalmente por el defensor se convertirá en carta penalizada mayor.

 

Artículo 53.- Salida fuera de turno aceptada

 

A.- Salida fuera de turno tratada como correcta: Cualquier salida cara arriba fuera de turno puede ser tratada como una salida correcta (pero ver el Artículo 47E1). Se convierte en salida correcta si el declarante o cualquier defensor (según el caso) manifiestan que la aceptan o si se juega una carta desde la mano que sigue en turno a la que ha efectuado la salida irregular (pero ver C). Si no existe tal aceptación expresa o continuación de la jugada, al Árbitro ordenará que se salga de la mano correcta (y ver Artículo 47B)

B.- El defensor incorrecto juega después de una salida irregular del declarante: Si el defensor situado a la derecha de la mano de la cual ha sido realizada una salida fuera de turno por el declarante, juega después de la salida irregular (pero ver C), la salida se mantiene y se aplica el Artículo 57

C.- Salida correcta efectuada después de una salida irregular: Sujeto al Artículo 53A, si el turno le corresponde a un oponente del jugador que salió fuera de turno, este oponente puede efectuar la salida correcta en la baza de la infracción. Su carta no se considera como jugada a continuación de la salida irregular. Cuando esto ocurre, la salida correcta (la del jugador que tenía el turno) permanece, y todas las cartas de esta baza jugadas erróneamente para seguir la salida fuera de turno, se pueden retirar. Es de aplicación el Artículo 16D sin que proceda ninguna rectificación adicional.

 

Artículo 54.- Salida inicial descubierta y fuera de turno

 

Cuando se efectúa una salida inicial fuera de turno con la carta destapada, y el compañero del infractor sale con la carta tapada, el Árbitro ordenará que se retire la salida con la carta tapada. Además::

A.- El declarante extiende su mano: Después de una salida inicial descubierta, fuera de turno, el declarante puede extender su mano; él se convierte en muerto. Si el declarante empieza a extender su mano y expone una o más de sus cartas, debe extender toda la mano. El muerto se convierte en declarante.

B.- El declarante acepta la salida: Cuando un defensor destapa la salida inicial fuera de turno el declarante la puede aceptar según lo regulado en el Artículo 53. El muerto extiende sus cartas de acuerdo con el Artículo 41.

1.       La segunda carta de la baza se juega de la mano del declarante.

2.       Si el declarante juega la segunda carta de la baza, desde el muerto ducha carta no se puede retirar excepto para corregir un renuncio.

C.- El declarante tiene que aceptar la salida: Si el declarante pudo haber visto cualquier carta del muerto (excepto las que el muerto podría haber expuesto durante la subasta y que están sujetas al Artículo 24), debe aceptar la salida.

D.- El declarante no acepta la salida inicial: El declarante puede exigir que se retire la salida inicial descubierta fuera de turno. La carta retirada se convierte en una carta penalizada mayor y se aplica el Artículo 50D.

E.-Salida inicial del bando equivocado: Si un jugador del bando declarante intenta efectuar la salida inicial se aplica el Artículo 24.

 

Artículo 55.- Salida fuera de turno del declarante

 

A.- Salida aceptada: Si el declarante sale fuera de turno de su mano o de la del muerto, cualquier defensor puede aceptarla según el Artículo 53, o exigir que se retire (después de una información errónea ver al Artículo 47E1) Si cada defensor escoge una opción diferente, prevalece la del que juega inmediatamente después de la salida fuera de turno.

B.- Salida rechazada: Cuando se requiere que el declarante retire la salida

1.       Si el declarante sale de su mano o de la del muerto cuando es el turno de un defensor, y cualquiera de los defensores requiere que se retire dicha salida, el declarante retirará la carta jugada por error y la devolverá a la mano que pertenece. No cabe aplicar otra rectificación.

2.       Si el declarante sale de la mano equivocada cuando estaba en turno de salir de su mano o de la del muerto, y cualquiera de los defensores requiere que se retire esta salida, el declarante retirará la carta jugada por error. Tendrá que salir de la mano correcta.

C.- El declarante podría haber obtenido alguna información: Si el declarante adopta una línea de carteo que podría haber sido basada en la información obtenida de la infracción, el Árbitro podrá  ajustar la puntuación.

 

Artículo 56.- Salida fuera de turno de un defensor

 

Ver el Artículo 54D.

 

Artículo 57.- Salida o jugada prematura

 

A.- Jugada o salida prematura para la baza siguiente: Si un defensor sale para la baza siguiente antes de que su compañero haya jugado para la baza en curso, o juega fuera de turno antes de que su compañero haya jugado, la carta del infractor se convierte en carta penalizada mayor. El declarante elige una de las siguientes opciones. Puede:

1.       Exigir que el compañero del infractor juegue la carta más alta (de las que tiene) del palo de salida, o

2.       Exigir que el compañero del infractor juegue la carta más pequeña (de las que tiene) del palo de salida, o

3.       Prohibir que el compañero del infractor juegue una carta de otro palo especificado por el declarante.

B.- El compañero del infractor no puede cumplir con la obligación: Si el compañero del infractor no puede cumplir con la rectificación elegida por el declarante puede jugar cualquier carta, según lo previene el Artículo 59.

C.- El declarante o el muerto han jugado

1.       Un defensor no está sujeto a rectificación por jugar antes que su compañero si el declarante ha jugado de las dos manos, ni tampoco si el muerto ha jugado una carta o ha sugerido ilegalmente que sea jugada. No se considera que un semifallo del muerto, o una de las cartas consecutivas en rango en el mismo palo, han sido jugados hasta que el declarante nombre (o indique, por ejemplo, haciendo un gesto o asintiendo) la carta a jugar.

2.       Una jugada prematura (que no sea una salida) del declarante desde cualquier mano es carta jugada y no se puede retirar.

 

Artículo 58.- Salidas o jugadas simultáneas

 

A.- Jugadas simultáneas de dos jugadores: Una salida o jugada efectuada simultáneamente con la salida o jugada legal de otro jugador se considera posterior a ella.

B.- Cartas jugadas simultáneamente de una mano: Si un jugador sale o juega simultáneamente dos o más cartas:

1.       Si sólo una carta es visible ésta es la jugada. Todas las demás se recogen y no hay más rectificaciones (ver el Artículo 47F)

2.       Si más de una carta son visibles, el jugador indica la que se propone jugar. Si se trata de un defensor todas las demás cartas se convierten en cartas penalizadas (ver el Artículo 50).

3.       Cuando un jugador retira una carta visible, el oponente que jugó a continuación sobre dicha carta, puede retirar la suya y jugar otra sin que quepa aplicar otra rectificación (pero ver al Artículo 16D).

4.       Si la jugada simultanea no se descubre antes de que ambos bandos hayan jugado para la baza siguiente, se aplica el Artículo 67.

 

Artículo 59.- Imposibilidad de poder cumplir con la salida o jugada obligada

 

Cuando un jugador no pueda cumplir con la obligación de salida o jugada impuesta por una rectificación, sea porque no tiene cartas en el palo exigido, o porque sólo tiene cartas del palo en que le ha sido prohibido salir, o porque está obligado a asistir al palo, podrá jugar cualquier otra carta legal.

 

Artículo 60.- Carteo que sigue a una jugada ilegal

 

A.- Juego de una carta tras de una irregularidad

1.       Si un miembro del bando inocente juega después de que el oponente de su derecha (OD) haya salido o jugado fuera de turno o prematuramente, y antes de que se aplique la rectificación, se pierde el derecho a la rectificación de esta irregularidad.

2.       Una vez perdido el derecho a la rectificación, la jugada ilegal se trata como si hubiese sido hecha en su turno correcto (excepto cuando es aplicable el Artículo 53C).

3.       Si el bando infractor tenía una obligación anterior de jugar una carta penalizada, o de cumplir con una restricción de salida o de jugada, esta obligación sigue en píe para los próximos turnos.

B.- Juego de un defensor anterior a una salida obligada del declarante:. Si un defensor juega después de que se haya obligado al declarante a retirar su salida fuera de turno (de cualquiera de las dos manos), pero antes de que el declarante salga de la mano correcta, la carta del defensor se convierte en carta penalizada mayor (Artículo 50)

C.- Juego del bando infractor anterior al establecimiento de una rectificación: Una jugada del bando infractor efectuada antes de que haya sido establecida la rectificación correspondiente, no afecta a los derechos de sus oponentes, y puede quedar a su vez sujeta a otra rectificación.

 

V.- EL RENUNCIO

 

Artículo 61.- No asistir al palo. Preguntas sobre el renuncio

 

A.- Definición del renuncio: Constituye un renuncio:

1.       No asistir al palo, según establece el Artículo 44, o bien,

2.       No salir o jugar, siendo factible hacerlo, de una carta o palo cuando lo requiere la aplicación del Reglamento, o bien,

3.       No salir o jugar, siendo factible hacerlo, de una carta o palo especificados por un oponente como consecuencia de la rectificación de una irregularidad.

(Si no es posible cumplir con la obligación ver el Art. 59)

B.- Derecho a preguntar sobre un posible renuncio

1.       El declarante puede preguntar al defensor que no ha asistido al palo si tiene cartas de ese palo.

2.       (a) El muerto puede preguntar al declarante (pero ver el Artículo 43B2(b)

(b) El muerto no puede preguntar a un defensor y puede ser aplicado el Artículo 16B.

3.       Los defensores pueden preguntar al declarante y, con el riesgo de generar información no autorizada, un defensor puede preguntar a otro salvo que ello esté prohibido por la Autoridad Reguladora,

(Nota: la AEB permite que un defensor pregunte a su compañero si no tiene cartas del palo jugado)

 

Artículo 62.- Corrección de un renuncio

 

A.- El renuncio tiene que ser corregido: Un jugador corregirá el renuncio si se da cuenta de la irregularidad antes de que dicho renuncio haya sido establecido.

B.- Corrección del renuncio: Para corregir un renuncio el infractor retira la carta jugada y la sustituye por una carta legal.

1.       Una carta retirada de esta manera se convierte en carta penalizada mayor (Artículo 50) si se ha jugado de la mano (no extendida) de un defensor.

2.       La carta puede ser sustituida sin rectificación adicional si ha sido jugada de la mano del declarante (sujeto al Artículo 43B2(b)), del muerto, o si se trata de una carta descubierta de un defensor.

C.- Cartas jugadas a continuación del renuncio

1.       Cada miembro del bando inocente puede retirar y devolver a su mano cualquier carta que haya jugado después del renuncio, pero antes de que se haya llamado la atención sobre el mismo (ver Artículo 16D).

2.       Después de que un jugador inocente haya retirado una carta, su oponente de la izquierda (OI) (que es del bando infractor) puede retirar la carta que había jugado a continuación. Esta carta se convierte en una carta penalizada si es de un defensor, y ver el Artículo 16D.

3.       La reclamación del renuncio no implica una inspección automática de las bazas ya jugadas (ver el Artículo 66C).

D.- Renuncio en la duodécima baza

1.       Un renuncio en la duodécima baza tiene que ser corregido aun cuando haya sido establecido, si se descubre antes de que las cuatro manos se hayan devuelto al estuche.

2.       Si el renuncio de un defensor en la duodécima baza, tiene lugar antes de que su compañero haya jugado en esta baza, si el compañero del infractor tiene cartas en dos palos, no deberá elegir una la jugada que podría haber sido sugerida viendo la carta del renuncio.

 

Artículo 63.- Renuncio consumado (o establecido)

 

A.- El renuncio establecido: Un renuncio se consuma si:

1.       El infractor o su compañero sale o juega para la baza siguiente (esta jugada, legal o ilegal, convierte el renuncio en consumado).

2.       El infractor o su compañero nombra o de otra manera indica una carta a jugar para la siguiente baza.

3.       Un jugador del bando infractor reclama/concede bazas o acepta una reclamación/concesión de bazas, verbalmente, o enseñando sus cartas o de cualquier otra manera.

B.- El renuncio no se puede corregir: Una vez establecido, el renuncio no se puede corregir (excepto en caso del renuncio en la duodécima baza, Artículo 62D). La baza en la que ocurrió el renuncio se mantiene tal y como se jugó.

 

Artículo 64.- Procedimiento tras un renuncio establecido

 

A.- Rectificación después del renuncio: Cuando un renuncio ha sido establecido:

1.       Si la baza del renuncio fue ganada por el jugador infractor

  • Al final del carteo esta baza se traslada al bando inocente, y
  • Si después del renuncio el bando infractor ganó al menos una baza, se traslada al bando inocente una baza más.

2.       Si la baza del renuncio no fue ganada por el jugador infractor, entonces si el bando infractor ganó ésta o cualquier baza posterior, al final del carteo se traslada al bando inocente una baza.

(A efectos de este Artículo una baza ganada en el muerto no se considera ganada por el declarante)

B.-No hay rectificación: No se aplica la rectificación del apartado A, después de un renuncio establecido si:

1.       El bando infractor no gana la baza del renuncio ni ninguna posterior.

2.       Se trata de un renuncio posterior en el mismo palo, efectuado por el mismo jugador. Se puede aplicar el Artículo 64C.

3.       El renuncio consiste en no haber jugado una carta expuesta sobre la mesa, o una carta que pertenece a una mano extendida encima de la mesa, incluyendo la mano del muerto.

4.       Se ha llamado la atención sobre el renuncio después de que un miembro del bando inocente haya dado una voz en la mano siguiente.

5.       Se ha llamado la atención sobre el renuncio después del final de la ronda.

6.       Es un renuncio en la duodécima baza.

7.       Los dos bandos han cometido un renuncio en el mismo estuche.

C.- Facultades del Árbitro en aras a la equidad: El Árbitro asignará una puntuación ajustada si considera que los perjuicios causados al bando inocente por un renuncio establecido, incluso si no está sujeto a rectificación no se compensan suficientemente aplicando este artículo.

 

VI.- BAZAS

 

Artículo 65.- Colocación de bazas

 

A.- Baza completada: Cuando cuatro cartas hayan sido jugadas para una baza, cada jugador dejará su carta con la cara hacia abajo sobre la mesa, cerca de él.

B.- Seguimiento de quién ha ganado las bazas

1.       La carta de la baza ganada por el propio bando se orienta verticalmente, apuntando hacia el compañero.

2.       La carta de la baza ganada por el bando contrario se orienta horizontalmente, dirigida hacia los oponentes.

3.       El declarante puede requerir que una carta orientada incorrectamente sea colocada de la manera descrita anteriormente. El muerto y ambos defensores pueden llamar la atención sobre una carta orientada incorrectamente, pero para estos jugadores, el derecho expira cuando se ha producido la salida para la baza siguiente. Si lo hacen más tarde, puede ser aplicado el artículo 16B.

C.- Orden: Cada jugador colocará sus cartas en fila, poniéndolas una encima de otra, solapadas, en el orden en el que se jugaron. Esto permite que el carteo, una vez finalizado, pueda ser revisado si se necesita determinar el número de bazas ganadas por cada bando, o el orden en el que se jugaron las cartas.

D.- Acuerdo sobre el resultado del carteo:

·         Un jugador no debería alterar el orden de sus cartas jugadas hasta que se haya llegado a un acuerdo sobre el número de bazas ganadas.

·         Un jugador que incumpla las medidas de este Artículo pone en peligro su derecho de reclamar la propiedad de bazas dudosas o de reclamar (o negar) un renuncio.

 

Artículo 66.- Inspección de bazas

 

A.- La baza en juego: Mientras su bando no haya salido o jugado para la baza siguiente, y hasta que su carta no haya sido vuelta sobre la mesa con la cara hacia abajo, el declarante y ambos defensores pueden solicitar que se expongan todas las cartas que se acaban de jugar en  la baza en curso.

B.- La última carta de un jugador: Hasta que se haya salido para la baza siguiente, el declarante y ambos defensores pueden inspeccionar, pero no exponer, su última carta jugada.

C.- Bazas terminadas: Después y hasta el final del carteo, las cartas de las bazas terminadas no se pueden inspeccionar (salvo por indicación específica del Árbitro; por ejemplo cuando se necesita verificar un renuncio).

D.- Después del final del carteo: Después del final del carteo, las cartas jugadas y no jugadas pueden ser inspeccionadas para decidir sobre la reclamación de un renuncio o del número de bazas ganadas o perdidas. Ningún jugador debería tocar las cartas de otro jugador.

·         Si después de una reclamación del tipo mencionado, un jugador mezcla sus cartas de manera que el Árbitro no puede establecer los hechos, éste arbitrará a favor del bando contrario.

 

Artículo 67.- Baza defectuosa

 

A.- Antes de que los dos bandos jueguen para la baza siguiente: Si un jugador no ha jugado carta en una baza, o ha jugado más de una carta, el error se debe corregir si se ha señalado la irregularidad antes de que un miembro de cada bando haya jugado para la baza siguiente.

1.       Para rectificar la omisión de jugar una carta el infractor aporta una que puede jugar legalmente.

2.       Para rectificar el juego de demasiadas cartas en una baza se aplica el Artículo 45E (Quinta carta jugada en una baza) o el Artículo 58B (Cartas jugadas simultáneamente de una mano).

B.- Después de que los dos bandos hayan jugado para la baza siguiente: Una vez que los dos bandos han jugado para la baza siguiente, cuando se señala la existencia de una la baza defectuosa o cuando el Árbitro descubre que debe haber una baza defectuosa (porque un jugador tiene cartas de más o de menos en su mano, y un número incorrecto de cartas jugadas correspondientemente), el Árbitro determinará cual es la baza defectuosa. Para rectificar el número de cartas el Árbitro procederá de la siguiente manera:

1.       Si el infractor no jugó la carta en la baza defectuosa, el Árbitro le ordenará que exponga una de sus cartas frente a él, cara arriba, sobre la mesa y la coloque apropiadamente entre las cartas jugadas (esta carta no afecta la propiedad de la baza). Si

(a) El infractor tiene cartas en el palo de salida de la baza defectuosa, elegirá cualquier carta para colocarla entre las jugadas. Se considera que cometió un renuncio en la baza defectuosa y está sujeto a la perdida de una baza según el Artículo 64A2.

(b) El infractor no tiene cartas del palo de salida de la baza defectuosa, escoge cualquier carta para colocarla entre las jugadas. Se considera que cometió un renuncio en la baza defectuosa y está sujeto a la perdida de una baza según el Artículo 64A2.

2.       (a) Si el infractor jugó más de una carta en la baza defectuosa, el Árbitro inspeccionará las cartas jugadas y ordenará que el infractor devuelva a su mano todas las cartas de más, dejando entre las cartas jugadas la que se expuso en la baza defectuosa (si el Árbitro no puede determinar cuál fue la carta que se expuso, el infractor dejará la más alta que podía haber jugado legalmente en esta baza). La propiedad de la baza defectuosa no varía.

(b) Se considera que la carta devuelta estuvo permanentemente en la mano del infractor, y la omisión de jugarla en una baza anterior puede constituir un renuncio.

  • El Árbitro debería evitar, si es posible, exponer las cartas de un defensor. Si una carta demás, que se tiene que devolver a la mano de un defensor, ha sido expuesta, esta carta se convierte en carta penalizada (ver Art. 50).

VII.- RECLAMACIONES Y CONCESIONES

 

Artículo 68.- Reclamación o concesión de bazas

 

Para que una acción o declaración se considere una reclamación o concesión de bazas, según este Reglamento, se debe referir a las bazas posteriores a la baza en curso. (Si la acción o declaración se refiere únicamente a la ganancia o pérdida de la baza en curso, el carteo continúa con regularidad. Las cartas expuestas o desveladas por un defensor no se convierten en cartas penalizadas, pero se puede aplicar el Artículo 16, Información no autorizada, y ver el Artículo 57A, Jugada o salida prematura para la baza siguiente) Si se refiere a bazas posteriores, entonces:

A.- Definición de una reclamación de bazas: Cualquier declaración sobre el hecho de que un participante va ganar un número determinado de bazas es una reclamación de éstas. Un participante también hace una reclamación cuando sugiere que el carteo puede abreviarse, o cuando enseña sus cartas (salvo si de forma evidente su intención no fue la de reclamar bazas, por ejemplo, cuando el declarante descubre sus cartas después de una salida inicial fuera de turno, se aplica el Artículo 54, y no el 68).

B.- Definición de una concesión de bazas

1.       Cualquier declaración sobre el hecho que indica que un participante va perder un número determinado de bazas es una concesión de éstas. Una reclamación de un número de bazas es la concesión del resto, si las hay. Un jugador concede todas las bazas restantes cundo abandona su mano.

2.       Independientemente del punto 1 anterior, si un defensor intenta conceder una o más bazas y su compañero se opone a ello inmediatamente, la concesión no ha tenido lugar. Puede existir información no autorizada, y por ello se debería llamar al Árbitro inmediatamente. El carteo continúa. En estas condiciones, cualquier carta expuesta por un defensor no es carta penalizada, pero se aplica el Artículo 16D respecto a la información obtenida por la exposición de la carta. Dicha información no puede ser utilizada por el compañero del defensor que expuso la carta.

C.- Aclaración requerida para la reclamación de bazas: Una reclamación de bazas debería ir acompañada a la vez de una explicación clara tanto sobre el orden en el que se jugarán las cartas, como sobre la línea de carteo o defensa con la que el reclamante propone ganar las bazas reclamadas.

D.- El carteo se detiene: Después de cualquier reclamación o concesión el carteo se detiene (pero ver el Artículo 70D3). Si la reclamación/concesión es aceptada se aplica el Artículo 69. Si cualquier jugador expresa dudas respecto a la reclamación/concesión (incluido el muerto), se llamará al Árbitro inmediatamente y se aplicará el Artículo 70. No se puede tomar medida alguna antes de que llegue el árbitro.

 

Artículo 69.- Reclamación o concesión aceptada

 

A.- Cuándo queda establecida la conformidad: Una reclamación/concesión se considera aceptada cuando un participante da su conformidad a la reclamación/concesión de un oponente y no manifiesta ninguna objeción antes de que su bando de voz en el siguiente estuche o antes del final de la ronda, lo que ocurra antes. La mano se puntúa como si el número de bazas reclamadas/concedidas hubiese sido ganado/perdido en el carteo.

B.- Decisión del Árbitro: La aceptación de una reclamación/concesión (ver A) puede ser retirada durante el Período de Corrección establecido según el Artículo 79C:

1.       Si un jugador aceptó como perdida una baza que su bando, de hecho, había ganado; o

2.       Si un jugador aceptó como perdida una baza que su bando probablemente hubiera ganado de haber continuado el carteo

El estuche volverá a ser puntuado, anotándose como ganada para su bando la baza en cuestión.

 

Artículo 70.- Reclamación/concesión cuestionada

 

A.- Objetivo general: Cuando deba dirimir una reclamación/concesión no aceptada, el Árbitro adjudicará la puntuación del estuche de la manera más equitativa posible para ambos bandos, pero resolviendo cualquier punto dudoso en la reclamación, en contra del reclamante. El Árbitro procederá de la siguiente manera:

B.- Repetición de la explicación aclaratoria:

1.       El Árbitro requerirá al reclamante que repita la aclaración que dio en el momento de reclamar/conceder bazas.

2.       Después, el Árbitro escuchará las objeciones de los oponentes (pero su examen no se limitará solamente a estas objeciones).

3.       El Árbitro podrá exigir a los jugadores que expongan el resto de sus cartas sobre la mesa.

C.- Queda un triunfo: Si queda un triunfo en la mano de un oponente, el Árbitro atribuirá una o más bazas a los oponentes si:

1.       El reclamante no hizo ninguna mención de ese triunfo, y

2.       Es probable que en el momento de la reclamación el declamante no recordase la existencia de ese triunfo en la mano de su oponente, y

3.       Siguiendo una línea de juego normal* se podría perder una baza a causa de ese triunfo.

D.- Consideraciones del Árbitro

1.       El Árbitro no aceptará del reclamante ninguna línea de carteo ganadora no incluida en la aclaración original, si existe otra línea de carteo normal*, menos favorable.

2.       El Árbitro no aceptará ningún aspecto de la reclamación de un defensor que dependa de que su compañero escoja una jugada particular entre otras alternativas normales*.

3.       Según el Artículo 68D el carteo debería haber terminado, pero si se ha producido alguna jugada después de la reclamación, esta puede  ser utilizada para proporcionar evidencia a considerar como parte de la explicación aclaratoria. El Árbitro la puede aceptar como prueba de las jugadas más probables subsiguientes a la reclamación y/o de lo adecuado de la misma.

E.- Nueva línea de juego

1.       El Árbitro no aceptará ninguna línea no explicada cuyo éxito dependa de encontrar una carta determinada en la mano de un oponente particular, salvo en el caso de que un oponente no hubiese asistido al palo de esta carta antes de la reclamación, o bien, si no hubiera podido asistir después al palo, siguiendo una línea normal* de carteo, o salvo que hubiese sido irracional si no adoptar dicha línea de juego.

2.       La Autoridad Reguladora puede especificar la manera (por ejemplo “de arriba abajo”) en la que el Árbitro considerará que se ha jugado un palo, si esto no ha sido aclarado en la explicación de la reclamación (pero siempre sujeto a cualquier otro condicionamiento de este Artículo). (La AEB mantiene este criterio “de arriba abajo”)

 

* A efectos de los Artículos 70 y 71, “normal” incluye jugadas descuidadas o inferiores al nivel del jugador en cuestión.

 

Artículo 71.- Concesión anulada

 

Una vez hecha, una concesión de bazas queda en píe, salvo en el caso de que el Árbitro la anule, dentro del Periodo de Corrección establecido en el Artículo 79C, si:

1.       Un jugador concedió una baza ganada de hecho por su bando, o bien,

2.       Un jugador concedió una baza que no se podía perder jugando de una manera normal* el resto de las cartas.

El estuche volverá a ser puntuado, anotándose como ganada para su bando la baza en cuestión.

 

Asociación Española de Bridge. C/ Príncipe de Vergara 56, Bajo Puerta 7. Teléfono: 91 446 83 22 | email: aebridge@aebridge.com